domingo, 12 de noviembre de 2017

"En la infancia de Yorick"







Corrijo estos días mi traducción de Hamlet que publicará el año que viene Alianza Editorial. Se me acumulan las referencias y juicios sobre la obra, ahora que también preparo una breve introducción para ella. Leído hace pocos días este estupendo poema del albaceteño Andrés García Cerdán sobre el bufón cuya calavera merece una escena en la tragedia, cómo no traerlo aquí. Pertenece a su libro Barbarie, Premio Alegría 2015, y está publicado en la colección Adonáis:

EN LA INFANCIA DE YORICK

                               Jeremy spoke in class today

Yorick, pequeño cisne dislocado,
oculto en un baúl, mirabas a los príncipes
pasar con sus halcones soberbios en el brazo,
y a los blancos caballos de los príncipes
pasar a su leyenda, a las princesas
masturbarse en silencio ante ese espejo mágico,
gemir entre las sábanas, aferrarse a la noche.
No eras ni una sombra. No eras las palabras
felices ni los sueños. Solo el pobre muchacho
que se escondía en un baúl vacío,
en el baúl sin máscaras, consciente
de que no alcanzaba hasta hasta allí la sangre.
Aunque sí los ultrajes y las burlas,
sí la mutilación y la angustia, la herida.
¿Hacia dónde mirar? ¿Hacia qué lugar ir,
Yorick, pequeño cisne dislocado? ¿Hasta dónde 
se extendían tus reinos sin reino, tus dominios?
Eras el niño hambriento del que nadie
se acordaba, la estrofa reventada por dentro,
el verso tragicómico. Tú, Yorick,
sí, tú que no sabías ni siquiera llorar
y en la boca tenías, siempre desencajada,
una última sonrisa a punto de morirse.




No hay comentarios: