sábado, 3 de junio de 2017

Vanidad





Si no siempre entiendo los aforismos de Javier Sánchez Menéndez, que a menudo me dan la impresión de tener sintagmas intercambiables y que podrían afirmar justo lo contrario de lo que niegan, o vagamente exclamar lo mismo que interrogan (no sé si me explico), sucede que en ocasiones me parecen aciertos rotundos. Valga como ejemplo este breve texto de su reciente libro La alegría de lo imperfecto, recién aparecido en Trea, donde el editor, que conoce el percal, ironiza sobre el ego de tantos poetas. Su título es el portugués para “vanidad” (hay páginas encabezadas con la misma palabra en diferentes idiomas):

VAIDADE

Comentaba a todo el género poético la carta recibida, de un autor de prestigio, sobre su última publicación.

Sentía la grandeza por su piel y la vanagloria en su intelecto.

Cuando llegaba a casa leía el escrito –ya plastificado–, y hasta se le saltaban las lágrimas.


Acuso recibo de su obra. Gracias.”

No hay comentarios: