domingo, 5 de marzo de 2017

Las llamas sobre el agua





Andrés Sánchez Robayna es el alma, impulsor y principal aportador del Taller de Traducción Literaria de la Universidad de la Laguna. Con motivo del vigésimo aniversario del taller ha reunido ahora una nutrida muestra de traducciones realizadas por él mismo, solo o en colaboración, y otros participantes en los seminarios que organiza. Es la tercera de estas entregas, tras De Keats a Bonnefoy (2006) y Ars Poetica (2011), también en Pre-Textos.
     En su introducción, Robayna observa: "Ocurre, por lo demás, que la traducción, por ser en su esencia una apertura radical a la alteridad, es justamente lo contrario del ensimismamiento, de todo aquello que vuelve rígidas y cerradas las tradiciones literarias nacionales. " Y a continuación repite el sabio juicio de Ezra Pound: "Una gran época literaria es tal vez siempre una gran época de traducciones." Me choca ese "tal vez" junto al "siempre", pero es algo que está en el original del poeta de Idaho: A great age of literature is perhaps always a great age of translations. Aquí las hay de Coleridge, Baudelaire, Dickinson, Mallarmé, D'Annunzio, de Andrade, Pessoa, Ungaretti, Michaux... pero también de muchos autores menos conocidos de lenguas que no cuentan con muchas traducciones en español. En general son muy buenas en el resultado final y por su fidelidad con las lenguas que entiendo. Por poner una pequeña pega, en las excelentes del propio Sánchez Robayna me importuna el comienzo de verso con mayúscula, que aunque sea el uso de las lenguas de las que vierte, en español es, con diferencia, la opción menos frecuente aunque la empleara mi admirado Cernuda. Pero el libro es un festín que se acerca a las 500 páginas en pulcra edición bilingüe. Entre los descubrimientos, el esloveno Boris A. Novak (1953), autor de fogonazos como estos, primos hermanos de la greguería:

Las sombras
son ciegas,
por eso la luz
las lleva
de la mano.



La marea
es la rima 
de la luna.



Sólo la letra
muestra
el blancor
del papel.