martes, 11 de junio de 2013

Lecturas de poesía




Mantener ordenada la mesa de trabajo es fundamental para sacar adelante proyectos y cumplir con los plazos de entrega. Si no, uno, por huir de ella, la caótica tabla, se pone a trabajar mal en cualquier sitio, rezongando, sin comodidad, con desgana. Se me habían ido acumulando durante los últimos meses muchos libros por leer. Hoy rescato cuatro. Del Libro de precisiones de Miguel Ángel Contreras (Bartleby) me han llamado la atención estos versos:

La apuesta siempre es a cruz
y juegas, sin darte cuenta,
con monedas de dos caras.

Breves y concisos como los anteriores son los de José Ignacio Montoto en Tras la luz (La Garúa):

niños que dibujan un sol
sobre un papel

evidentemente no brilla

pero simula
la transparencia 
de un día azul


Desde Pamplona, Alfredo Rodríguez me envió Urre Aroa. Seis poetas de Tierra Naba (Los Papeles del Sitio). Juega aquí con la posibilidad de unos apócrifos de los siglos XV y XVI utilizando el recurso de un título desconocido hallado en una librería de viejo. Me han interesado especialmente estos versos:

Gaiez sugearen forman xin bita ekustra
jaingeiko bat,
anfitrioi ikusezina,
borondateak irabaziz esan dit:
inon ez nago zuregandik urruti.

Y ya que estamos metidos en otras lenguas, paso del vascuence al portugués del brasileño Luís Aranha, cuyos Cocktails ha traducido para Isla de Siltolá Marie-Christine del Castillo. Con su toque futurista, Aranha recuerda a menudo a Álvaro de Campos, pero también compone algunos haikus, o hai-kai, con forma que se estiló en el pasado (que fue por ejemplo la que usó Alejandro MacKinlay). Las versiones españolas me parecen más hermosas que los originales. Mérito de Marie-Christine es que el prolijo Jogaste tua ventarola para o céu / Ela ficou presa no azul / Comvertia em lua pase a ser:

Al cielo azul
Lanzaste tu abanico.
¡Oh, luna nueva!


1 comentario:

cain dijo...

Jogaste tua ventarola para o céu / Ela ficou presa no azul / Comvertia em lua-

es


arrojaste tu ventarola hacia el cielo/ ella quedó presa en el azul/ convertida en luna.

o sea que...

sacá las conclusiones